Terapia Integral de Pareja.

Definición.

La terapia integral de pareja (TIP) parte de la idea de que las parejas tienen dificultades para realizar intercambios positivos y solucionar problemas conjuntamente, así como para comunicarse de forma fluida. La TIP Plantilla 3 líneas de trabajo con las parejas: los intercambios conductuales, el entrenamiento en solución de problemas y la comunicación efectiva.

Objetivos.

El objetivo principal de la terapia integral de pareja pasa a ser el cambio en el contexto psicológico en el que ocurren los problemas de pareja (Morón, 2006). De forma más específica, se tratará de promover el conocimiento de los factores implicados en los diferentes problemas de pareja y utilizar reforzadores en relación a las conductas más saludables, así como realizar los cambios en el ambiente pertinentes para promover el cambio en la relación de pareja.

Las premisas.

  1. Jacobson y G. Margolin (1979) publican su obra Marital Therapy: Strategies base on social learning behaviour Exchange principle, en la que señalan que los problemas de pareja surge de una incapacidad de sus miembros de hablar saludablemente, de realizar intercambios positivos ID solucionar problemas conjuntamente.

La Terapia Integral de Pareja como terapia contextual.

La TIP se considera una terapia contextual en tanto que considera que los principales problemas de pareja se deben a éste. La historia de la pareja y de sus miembros también influirá en el desarrollo de éstos, ya que nuestras experiencias determinan la forma en que nos comportamos en el presente.

La solución de numerosos problemas de pareja se consigue mejor cambiando el contexto en el que se vuelve problemática la conducta, que cambiando la conducta problemática (Koerner, Jacobson y Christensen, 1994). Los cambios que persigue la Terapia Intehral Pareja son de primer y segundo orden, es decir, de comportamientos determinados y de aceptación de la conducta de la pareja (Hayes, 1994, 2004), de ahí que se promueva el cambio de contexto más que de uno u otro comportamientos. Si cambia el ambiente, los miembros de la pareja deben generar nuevas formas de actuar.

Elementos teóricos de la Terapia Integral de Pareja.

El primer elemento teórico que define la TIP son las vulnerabilidades, que serían los puntos débiles o que más afectan a cada uno de los miembros de la pareja. Estas vulnerabilidades hacen que se dispare el conflicto, en ocasiones sin correspondencia, entre el disparador y la intensa del enfrentamiento. Estas vulnerabilidades son personales, determinadas por la historia de cada uno/a.

Las quejas de las personas que acuden a terapia de pareja tienen que ver en su gran mayoría con incompatibilidades. Las incompatibilidades se desarrollan en dos sentidos:

  • Similitudes que mantenemos con nuestra pareja que nos sitúan en una posición de competencia, por ejemplo, si ambos somos personas de mando, podemos generar enfrentamientos por la toma de decisiones.
  • Diferencias que generan distancia entre las formas de funcionar, así como incomprensión de la posición del otro. Por ejemplo, una queja común en las parejas es el reclamo de la necesidad de cariño versus las necesidades sexuales, manifestadas de forma diferente en cada uno de los miembros de pareja.

Estas incompatibilidades no son las que producen el conflicto, sino que la forma de afrontarlas y resolverlas será el problema. Por ejemplo, una manera de explicarlo sería sí frente a la diferencia Señalada un miembro obliga a su pareja a mantener relaciones sexuales sin quererlo coma de ahí surgirá el enfrentamiento. Una de las premisas sobre las que se basa la TIP es que la pareja acepta comportamientos inadmisibles el uno en el otro.

Los patrones de interacción destructivos más comunes en las parejas son (Jocobson y Christensen, 1996):

  1. La evitación mutua, que se manifiesta cuando ambos evitan afrontar el problema, hablar de ello e incluso reconocerlo.
  2. La interacción negativa mutua, en la que la pareja se ataca uno a otro de forma continua.
  3. La demanda retirada, en la que uno demanda mediante interacciones negativas como la coerción, la amenaza, la acusación, la manipulación emocional o el chantaje y la otra persona se retira.

La lectura que se hace de estas tres situaciones Es que uno de los dos tiene problemas psicológicos – Momento en el cual acude sólo uno/a De ellos a terapia, dirigido por el otro – lo identifica como un hecho realizado por maldad o por falta de habilidades. Se habla de la pareja en términos de enfermedad (“él/ella Está mal”), de moral (“él/ella Es malvado/a y lo hace con toda la intención”) y/o di competencia (“él/ella no es capaz”). Lógicamente, la persona que recibe o intuye esta lectura entenderá cambiar y adaptarse a las demandas de la otra persona.

La definición que se debe realizar del problema de la Terapia Integral de Pareja si realizará a partir de tres elementos (Morón, 2006):

  1. La evitación mutua, que se manifiesta cuando ambos evitan afrontar el problema, hablar de ello e incluso reconocerlo.
  2. La interacción negativa mutua, en la que la pareja se ataca uno a otro de forma continua.
  3. La demanda reiterada, en la que uno demanda mediante interacciones negativas como la coerción, a la amenaza, la manipulación emocional o el chantaje y la otra persona se retira.

La lectura que se hace de estas 3 situaciones es que uno de los dos tiene problemas psicológicos – En el cual acude sólo uno/a de ellos a terapia, dirigido por el otro -, lo identifica como un hecho realizado por maldad o por falta de habilidades. Se habla de la pareja en términos De enfermedad (“él/ella está mal”), de moral (“él/Ella es malvado/a y lo hace con toda la intención”) y/o de competencia (“él/ella No es capaz”). Lógicamente, la persona que recibe o intuye esta lectura entender a cambiar y adaptarse a las demandas de la otra persona.

La definición que se debe realizar del problema desde la TIP se realizará a partir de tres elementos (Morón, 2006):

  • La delimitación de la problemática (descripción de ambos).
  • Identificación de las conductas problemáticas que se dan de una sesión a otra.
  • Detección de los patrones de interés destructivos y cómo actúa cada uno cuando éstos se dan.
  • La trampa mutua, que hace referencia al momento en el cual la pareja no ve opción de solución ni salida de la situación.

El rol del terapeuta.

Es tarea del terapeuta conseguir que la sesión se convierta en un contexto más dentro de la vida de la pareja para poder intervenir directamente sobre los problemas, esta y como es característico de otras terapias de tercera generación (Kolenberg y Tsai, 1991).

El terapeuta debe poner en funcionamiento una serie de habilidades en la Terapia Integral de Pareja, como son (Vargas y Ramírez, 2013): Sensibilidad al contexto, aceptación, habilidad para descubrir y mantener el foco de la formulación, habilidad para mantener una atmósfera terapéutica sin confrontación, pese a la presencia de conflictos severos, y habilidad en el uso del lenguaje, de forma que se adecúe a las particularidades de los consultantes. Es necesario centrarse en las aportaciones de la pareja, tanto intra como intercesiones, a eso se refieren con sensibilidad al contexto, e igualmente se señalaría la necesidad de tener en cuenta todas las variables implicadas, las personales y las ambientales.

La aceptación es comprender que los problemas tienen su origen, su forma de desarrollo y su resolución. Aceptar no significa estar de acuerdo en todo sino respetar la forma y el contenido que aporten los clientes, señalando aquellos que puedan resultar disfuncionales. La parte evaluativa incluirá la necesidad de conocer las bases del análisis funcional para poder definir el problema de una forma operativa. Las sesiones no se pueden convertir en un momento de discusión sin fin, de ahí que el terapeuta tenga la función de regular la atmósfera y demostrar otras formas de decir las cosas que puedan ser conflictivas, en el lenguaje y el comportamiento.

Se espera del terapeuta de la TIP que se muestre neutral frente a la pareja e desarrolle una atmósfera en la que poder dialogar y sobre todo construir un futuro mejor.

Descripción técnica.

La Terapia Integral de Pareja se centrará en los siguientes aspectos (Morón, 2006):

  1. Diálogo a partir de las situaciones conflictivas que hayan surgido alrededor de un tema.
  2. Detección de situaciones en las que el conflicto lo ha podido resolver la pareja con éxito.
  3. Promover situaciones que se valoran como positivas y ayudan a mantener la pareja.

El proceso terapéutico de la TIP se desarrolla en diferentes fases, que se presentan a continuación:

Fase 1.

Evaluación conductual. Durará alrededor de cuatro sesiones com las iniciales, realizándose la primera con ambos com la segunda y la tercera con cada uno de ellos individualmente y la tercera nuevamente conjunta. En las 3 primeras se recoge toda la información y en la última se realiza un feedback de todo ello para generar el plan de intervención entre todos. La información se recoge mediante entrevista clínica u otros instrumentos de evaluación. La información a atender será: la explicitación del problema (motivo de consulta de cada uno), los intentos de solución, las variables que desencadena el problema, las que lo mantienen y las protectoras. Desde la Terapia Integral de Pareja se señalan 3 elementos esenciales a tener en cuenta durante esta fase, más allá del análisis funcional básico, como son (Barrero, 2008; Jacobson y Christensen, 1996; Jocobson y cols., 2000): a) el tema, b) el proceso de polarización y c) la trampa mutua:

  • El tema. 2 solos era la explicación del problema por parte de ambos, sino como afectará su superación o cambio al sistema conyugal y al resto de sus vidas.
  • El proceso de polarización. Señala los intentos que una persona hace de imponer a su pareja una manera de actuar determinada. También incluye todos los componentes anteriores definidos como interacciones destructivas.
  • La trampa mutua. Sobre la que cae la pareja tras el proceso de polarización. Sobreviene una sensación de estancamiento y distanciamiento de uno/a mismo/a. En la persona que intenta imponer también cae la trampa, pues suele sentir culpa – por lo hecho – o decepción – Porque probablemente el comportamiento no se ha desarrollado como sus propias expectativas preveían -.

Fase 2.

Intervención conductual. La intervención conductual irá dirigida, tal como se ha señalado anteriormente, a conseguir tres objetivos:

  • Intercambio de conductas positivas entre ambos miembros de la pareja.
  • El entrenamiento en solución de parejas, desde un modelo resolutivo y no emocional y conflictivo.
  • La generación de una comunicación cálida, cercana y eficaz, hasta cuando se traslada información emocional y conflictiva.

Se les enseña a los esposos a ser sus propios terapeutas con la esperanza de que al finalizar la terapia utilice sus nuevas habilidades en futuras situaciones de conflicto (Jacobson, 1984).

Fase 3.

Evaluación final y cierre. Se valora que sean conseguido los objetivos planteados en el plan de intervención inicial.

La TIP intenta realizar un abordaje integral de la conducta de los miembros de una pareja.

Enlaces más Leídos:

Terapia Psicológica.

Videos Psicología.

Cita – Contactos.

Cuestionario Psicológico.

Nuestro primer sitio web: www.ayudapsicologicagratuita.com

Nuestro correo: [email protected]

WhatsApp + 51 990 351 800. Por favor, envíe un mensaje de texto para comunicarse con nosotros, gracias.

Escríbenos Whatsapp